logo

Yuan. Capítulo 18

logo
Yuan. Capítulo 18

Hola a todos. Desde mi confinamiento escribo un capítulo cada día de lunes a jueves excepto festivos para abrir la puerta a nuestra mente y que pueda salir a distraerse. Un abrazo virtual para tod@s.

 

Capítulo 18

Arqueología e Historia

 

Al día siguiente Günther les esperaba de nuevo. Ya constaban como parte del equipo. No había problema podían hacer las tareas. Se las encargaría el propio Günther y después podrían investigar por su cuenta. Igual que hicieran en su momento con el francés en las ciudades sumergidas. El trabajo básicamente era el mismo que en la mayoría de excavaciones. Excavación, estudio, restauración y publicación de los hallazgos. Aquel lugar y sus alrededores eran muy importantes arqueológicamente hablando. Muchas personas eran las que querían participar y acceder. Si bien, no todas podían hacerlo. Se sentían afortunados de haber conocido a Konstantinos y que les abriera esta puerta de acceso a poder participar. Aunque en sus mentes no creían ya poder encontrar nada que les condujera de nuevo a la pista que se había perdido. De todas formas estaban emocionados. Ambos realizaban tareas que les encantaban, estaban donde querían. Además del interés que les había llevado de forma conjunta. Cada uno tenía su propio interés individual. Para algo habían escogido las carreras y oficios que tenían.

La mañana discurría de forma normal. Hablaban y conocían a personas igualmente emocionadas de participar en el proyecto. Alya se sobresaltó. Yuan se acercó rápidamente a ella ¿Qué te ocurre? ¿Encontraste algo interesante? Alya le explico que por un momento a lo lejos le pareció ver a uno de sus secuestradores. Se le había encogido el corazón. Ambos buscaban otra vez si veían esa cara. Entonces apareció alguien gritando ¡Alya! Esta por aquí ¡Alya! Yuan dijo: ¿Por qué la buscas? El hombre le respondió: tengo un mensaje para ella. Del museo de Bagdad. Era un Fax del museo. Alya aunque estuviera de vacaciones comunicó al museo que participaba en la investigación arqueológica de Abydos. Por eso el museo sabía que estaba allí.

El fax decía:

Han venido a preguntar por ti y por tu trabajo, agentes del gobierno. Les comente que estas de vacaciones y has aprovechado para participar en una investigación arqueológica en Abydos. Querían saber si estaba relacionado con la Torre de Babel. Les he dicho que Abydos no tenía nada que ver con la Torre de babel. Que todos sabemos que Sadam construyó uno de sus palacios al lado de donde se supone que estaba la Torre. Decían que la Torre siempre ha estado en Irak y que solo unos infieles se atreverían a decir lo contrario. Les tranquilice y les recordé tu carrera, tu profesionalidad, y los descubrimientos y hallazgos que has realizado para nuestro país. Espero que estés bien. Cuídate. Vuelve pronto.

Venía firmado por el subdirector del museo. Alya le conto a Yuan. Esto no es bueno. ¿Cómo se habrán enterado que buscamos la Torre fuera de Irak? Puedo leer perfectamente entre líneas que mi colega y amigo me dice que tenga cuidado. Supongo que no ha dicho más, porque se habrá imaginado que podían leer el fax. Esto, junto a que antes le pareciera ver a uno de los secuestradores no tenía buena pinta. ¿Les seguían los pasos por motivos religiosos?

Alya le pregunto a Yuan ¿Qué sabes sobre la historia y los Dioses?

Yuan empezó a hablar.

Bueno, si partimos de las religiones de Egipto y el antiguo Oriente Medio. Eran lugares politeístas es decir adoraban a más de un Dios. Por ejemplo se decía que Marduk era el Dios que vivió en lo alto de la Torre de Babilonia por algún tiempo. Otros Dioses eran los responsables del sustento y el bienestar del hombre. En tiempos de guerra se adoraba a Baal, para los Cananeos e Ishtar para los Sumerios y Asirios.

Finalmente entre todas surgió la idea de un único Dios que se remonta a tiempos del Profeta patriarcal Abraham. En el transcurso de la historia de este mismo Dios surgieron las tres grandes religiones del mundo: el Judaísmo, el Cristianismo y el Islam. En árabe la palabra Dios se escribe “Alláh”. Algunos se confunden pensando que ese es el nombre del Dios del Islam. En realidad “Alláh” es la traducción de la palabra Dios al árabe. Lo que ocurre, es que cada religión ha desarrollado diferentes creencias e ideales que las diferencian de las demás. Las tres tienen libros sagrados. El Tanaj es el texto sagrado del judaísmo; la Biblia (compuesta por el Antiguo Testamento (idéntico al Tanaj con la adición de los textos Deuterocanónicos y el Nuevo Testamento) es el del cristianismo; y el Corán es el del islamismo.

Al final un mismo Dios para todos pero cada libro sagrado difiere de las enseñanzas de este Dios y por eso las diferencias. Una diferencia importante en las tres religiones es Jesús. Las tres lo reconocen pero de manera totalmente diferente.

También por ejemplo las tres religiones hablan de la Torre de Babel. Aunque están las tres de acuerdo con que Dios la derribo y genero la confusión del lenguaje. Después de derribarla ya nadie se entendía pues todos hablaban lenguaje diferente. No están de acuerdo en porque se construyó entre otras cosas.

Alya le interrumpió.

Esas diferencias son las importantes. Un mismo Dios pero diferentes formas de entender sus palabras, sus designios. Su forma de seguirle y adorarle. Creo que cualquiera de las tres religiones estaría encantada de poder demostrar que la suya es la correcta. Todos sabemos cuántas guerras y penurias han pasado las personas en nombre de la religión. Estamos buscando algo que al parecer puede molestar de alguna forma a Sadam.

Entiéndelo Yuan yo no puedo abandonar y perder todo lo que he conseguido por una búsqueda que seguramente no nos llevará a ninguna parte. Creo en mi profesión y odio las mentiras o cualquier tipo de encubrimiento; nunca lo he permitido. Pero mira lo que hemos vivido hasta ahora. Aquí hay mucho en juego más de lo que nos imaginamos.

Yuan calmó a Alya. Recuerda que estamos de vacaciones. Tú no estás buscando nada. Tú estás de vacaciones. Haciendo arqueología con un amigo en Alejandría y en Abydos. París y Grecia pueden perfectamente haber sido viajes de placer con tu amigo. En serio; no te preocupes; si alguien busca algo soy yo no tú. En cuanto acabes las vacaciones volverás a tu vida normal. Además, ni yo busco nada ya. Una pista perdida hace tantos años es imposible de recuperar.

Mira si quieres quedarte más tranquila acabamos el día aquí y mañana nos vamos hacer visita de turistas. Visitamos Egipto como dos turistas más.

Alya se calmó. No era una mujer que se sobresaltara con facilidad. Creer ver por allí a su secuestrador y la noticia del fax había sido dos golpes repentinos y seguidos. Las palabras de Yuan la habían tranquilizado.

Más sosegada, le respondió a Yuan: No hace falta que nos vayamos. No obstante sí que tienes razón en una cosa. Ya está bien de investigar arqueología no serán vaciones si sigo haciéndolo. Acabemos el día aquí pero mañana marchemos a visitar Egipto. Acabemos de visitar por completo el templo de Seti. Visitemos todas estas antigüedades en lugar de buscar de nuevas. Disfrutemos realmente de mis vacaciones. Yuan sonrió estaba encantado con la idea. Había iniciado una aventura pero esta ya había finalizado. Podía perfectamente tomarse el resto de días como unas vacaciones. Tenía material más que de sobras para hacer tantos artículos como quisiera y ya había vivido una gran aventura. Más grande de lo que se hubiera imaginado.

Siguieron haciendo las tareas de arqueología marcadas por Günther. Sus ánimos habían cambiado. Se sentían bien como siempre pero más relajados. ¡¡¡ Estaban de vacaciones!!!

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

logo
logo
Powered by WordPress | Designed by Elegant Themes