logo

Yuan. Capítulo 14

logo
Yuan. Capítulo 14

Capítulo 14

Reinicio

 

Yuan hizo un gesto silencioso. Dejo de hablar para levantar ligeramente el mentón hacia la izquierda acompañado de un pequeño giro de cabeza. Sus ojos sin mirar a ningún sitio concreto se orientaron arriba y a la izquierda. Inmediatamente después de este gesto se levantó como impulsado por un muelle. Akil y Alya se sorprendieron preguntándole ambos a la vez ¿Qué te ocurre? Yuan les dijo: Seguirme. Mientras andaban hacia el coche que Akil había guardado en el garaje. Yuan empezó a contarles lo que se le había ocurrido. Que no vieras cargar ninguna caja no quiere decir que no esté en el coche. Tal vez ya estaba allí. No nos cuesta nada, echarle un vistazo al coche. Lo primero al llegar fue dirigirse a abrir el maletero. Se generó una pequeña expectativa antes de abrirlo. Que se convirtió en desilusión para todos al abrirlo. Allí no había ninguna caja. Algunos trastos pero nada importante. Alya entonces dijo: Ya que estamos aquí, demos un vistazo al coche por curiosidad. Yuan se dirigió a la puerta del conductor y Alya a la del copiloto. Solo abrirla vio en el suelo el marco que había utilizado para romper la brida. Volvió a abrir la guantera y saco los papeles que antes ocultaban el marco. Entonces Alya salió del coche y extendiendo un gran papel encima del capó dijo: ¿Qué os parece esto chicos? Los tres se quedaron pasmados. Era un calco de una tablilla. Alguien había hecho un calco de una tablilla. La emoción de todos se podía respirar. Tal vez no era la tablilla lo que iban a llevar a quien fuera; si no, un calco de la misma.  Salieron del garaje. Allí había poca luz. Volvieron a la mesa. Lo apartaron todo sin ningún cuidado para poner ese grabado encima de la mesa. No había duda, era escritura cuneiforme. Muy antigua. Entre los tres podían más o menos leer lo que allí se decía pero ni uniendo los conocimientos de este trio tan singular pudieron descifrarlo al 100%. La escritura cuneiforme. Puede ser una mezcla de jeroglíficos. Algunos jeroglíficos a veces tienen un valor fonético.  Otros podían ser pictogramas, que representaban palabras y objetos. No había duda que era un hallazgo importante. Todo apuntaba a que era un calco de la tablilla original. La que se supone tenía la estatua que apreció en el centro de la sala al accionar el ojo de Horus. Había que encontrar algún experto que les ayudara. Akil rápidamente tomo la palabra. Aquí no podéis buscar a nadie. Imaginaros por un momento, que a la persona que vais a ver, fuera a quien le iban a llevar este calco. Podría ser peligroso. Los tres estaban tan enfrascados con lo que hacían que no se habían dado cuenta de que hubiera llegado nadie hasta que oyeron. Hola señoras y caballeros. Había un coche de policía detenido y habían bajado de él 3 ocupantes. Dos de ellos eran jóvenes pero con cara de pocos amigos. Vestían una camisa blanca de manga corta. En la cabeza una especie de boina parecida a la que llevan algunos cuerpos militares. El tercero andaba delante se notaba que era un oficial. Su uniforme algo más elegante. Andaba hacía Akil con una gorra en la cabeza de más consistencia. Se la quitó al llegar a la altura de Akil para ponerla entre el brazo izquierdo y su tórax. Dejando de esta forma su mano derecha libre para estrechar la de Akil. ¿En qué lio andas metido Akil? Esto es algo serio. El oficial y Akil por lo visto eran conocidos. Era un policía del departamento de turismo y arqueología. Por eso se conocían desde hacía años. El cuerpo de policía de Egipto había creado un departamento especial que se dedicaba a estos dos ámbitos porque muchas veces los robos y la expoliación de antigüedades la realizaban los extranjeros. Akil había puesto ya en antecedentes al oficial cuando habían hablado por teléfono. Después de esa  primera pregunta que había sido más una formalidad, una manera de saludarse, que no unas pregunta en sí misma. Esta vez sí que realizo una pregunta con tono inquisidor. ¿Dónde está el coche? Akil le indico que era el único coche de color negro en el parking. El oficial hizo una seña a los agentes y estos se fueron hacia el parking. El oficial se llamaba Abasi,  Según la etimología  significa: «duro, severo» Yuan se preguntaba si los nombres acababan creando el destino de las personas. Mira que un oficial llamarse “duro”. Le hizo gracia la idea pero no mostro más que una leve sonrisa que bien podía parecer de bienvenida. Abasi se dirigía hacia la mesa cuando Akil le cogió por el hombro y le dijo pasa por favor pasa. Una vez dentro se sentaron a charlar. Abasi resulto no ser nada duro. Una persona muy afable. Las preguntas de rigor y la información que les iba pidiendo fue una conversación muy educada. Ellos no sabían por dónde empezar a explicar. Abasi que detecto enseguida su apuro les tranquilizó diciendo. No se preocupen sé que estaban con el francés y sé que de ahí no puede salir ninguna información. Tranquilos señores soy policía y conozco los hechos, solo faltaría. Lo que quiero es que me lo expliquéis vosotros con todo lujo de detalles y no os dejéis nada por insignificante que os pueda parecer. De esta forma transcurrió cerca de una hora charlando y explicando todo a partir del arponazo en el que le dieron por muerto. Yuan explicó su parte de la versión. Como entregó el ojo de Horus al francés y le contó lo sucedido. Que huyó del hospital porque se sentía inseguro. Que sentía mucho haber robado el autobús. Que de todas formas el hacerlo conllevo el rescate de Alya. Alya por su parte contó que creía que no sabían quiénes eran ellos y que no parecía que tuvieran intención de querer matarles. Abasi le dijo que nunca se sabe en estos casos. Según ella no querían matar a nadie pero la secuestraron y dieron por muerto a Yuan sin más. Se lo contaron todo incluso lo de la tablilla. Con una excepción. Como si de un pacto no hablado se tratara, ninguno de los tres mencionó el calco de la tablilla. El gesto de Akil de hacer entrar a Abasi cuando se dirigía hacia la mesa de la entrada; fue sin duda el pacto no hablado de los tres; para ocultar ese calco. Que al fin y al cabo no parecía tener ningún valor para la investigación. Estaba la conversación prácticamente acabada cuando entraron los dos agentes. Señor ya hemos acabado con el coche. Abasi de levanto y con él, el resto de personas. Parece que ya está todo por hoy. Les diré que todo apunta a que estaban en un mal lugar en un mal momento. Aun así deberían llevar cuidado. Alya empezó una frase diciendo. Si habíamos pensado aprovechar lo que me queda de vacaciones para… Yuan la calló, continuando él la frase. Si, para… irnos a Europa. Creo que aquí ya hemos tenido demasiadas emociones y lo mejor sería dejar todo esto atrás. Mientras se dirigían al exterior todos juntos. Yuan seguía hablando. Claro está, si no es que usted tenga que retenernos aquí. Abasi respondió: Creo que es lo mejor que pueden hacer. Alejarse y poner tierra de por medio. No se preocupen por la investigación si supiéramos algo sabemos cómo ponernos en contacto con ustedes. De todas formas, si las personas que hicieron esto son lo que parecen “cazatesoros” normalmente y por desgracia no siempre podemos cogerlos. Disfruten del resto de vacaciones. Abasi y los agentes subieron al coche y se fueron mientras Akil les despedía. Una vez se hubieron ido. Los tres volvieron a ponerse alrededor del calco. Akil habló el primero. Supongo que lo de Europa es porque allí sabes de algún experto que os pueda ayudar. Si por supuesto. ¿Vendrás verdad Alya? Por supuesto no me lo perdería por nada del mundo. No solo es un viaje a Europa, es retomar esta aventura y saber a dónde nos lleva. Ya no me importa mucho el final. La arqueología y la historia creo que nunca habían sido tan emocionantes como lo son ahora. Quiero saber que dice la tablilla y si es la puerta a otro paso o el final de la búsqueda. Sea como sea no me lo perdería por nada del mundo. Yuan y Akil carcajearon. Era cierto que habían sucedido muchas, muchas, cosas. El viaje a Europa parecía alejarles definitivamente de cualquier peligro. Lo sucedido hasta el momento convertía, como bien había dicho Alya, la arqueología y la historia en dos estudios muy vivos y emocionantes.

Esto abrió conversaciones personales entre los tres. En las que se narraban las diferentes motivaciones que a cada uno les había llevado, de una u otra manera a los estudios realizados o a los trabajos que ocupaban. Yuan contaba como de pequeño le había dicho a su madre que le encantaría ser escritor. Que tenía ya alguna cosa escrita. Como empezó por su parte esta aventura. Todos se carcajeaban al hablar de cómo la película de Indiana Jones había llevado a tanta gente a estudios de arqueología que pasado el primer año abandonaban. Los tres compartían que este tipo de estudios se hacían por pasión. Alya decía ¿Yo no sé qué se piensa la gente que es la arqueología? Se han puesto en la mente una imagen de Indiana Jones que hace parecer que esta profesión sean solo aventuras. Lo peor para mí que además ahora todos me llamen Lara Croft. Seguro que generará otra oleada de estudiantes. La gente debería diferenciar la realidad de las películas. La arqueología y la historia no son aventuras y acción. Son horas y horas de estudio, de biblioteca y de investigación. Akil y Yuan se quedaron mirando por unos segundos. Y carcajearon de nuevo. Alya se los miró y se dio cuenta de la ironía de lo que estaba diciendo. Se unió a las carcajadas. Se había creado un momento de confianza, de humor, de complicidad entre ellos. Se estaba forjando una sólida amistad que todo indicaba que duraría muchos años para los tres.

Siguieron charlando y haciendo planes, divirtiéndose como si fueran conocidos de toda la vida. Yuan hizo algunos trucos de magia, Alya mostró su parte más divertida imitando las poses de Lara Croft, personaje al que odiaba. Akil por su parte les contó que la guitarra flamenca fue traída a España por los egipcios. Mientras sacaba una guitarra y empezó a tocarla. Alya y Yuan bailaban al son de la alegre música tocada por Akil.

Una respuesta a “Yuan. Capítulo 14”

  1. Toni Morales dice:

    Continua están molt interesant.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

logo
logo
Powered by WordPress | Designed by Elegant Themes

Pin It on Pinterest

Share This