logo

Yuan. Capítulo 9

logo
Yuan. Capítulo 9

No me voy a entretener aquí tenéis…

 

Capítulo 9

Sumergidos

 

Alya contacto con el francés encargado de la investigación Franck. Alya era una persona respetada en su campo por lo que enseguida Franck le abrió las puertas a unirse al descubrimiento. Por el contrario le costó más dejar ir a Yuan. Sabía sin duda que era una noticia pero había cosas que aún no querían revelar. Franck le contó a Alya que estas cosas son para ir despacio y asegurarse. Un descubrimiento tan importante no podía verse manchado por una mala información. Por alguien que buscara una noticia rápida. Alya al fin explicando que Yuan era Historiador y que además le movía un interés personal logró que Franck aceptara la visita de los dos juntos.

Tenían habitaciones contiguas en el hotel. No esperaban que hubiera problemas con Franck ni con nadie. Parecía la opción más segura por si pasaba algo. Estaban ya en Alejandría ambos habían hecho buceo de todas formas tuvieron que asistir a un curso conjunto con el equipo de Franck para repasar algunas cosas importantes sobre el buceo, señales entre el equipo bajo el agua y alguna información extra de como se hace arqueología bajo el agua. Sus trajes de neopreno eran multicolor y muy vistosos. Al remover la tierra bajo se nublaba la visibilidad el mar y se quería que todos pudieran distinguirse lo más rápidamente posible puesto que la visibilidad no era muy buena. Se extremaron las precauciones y se explicó y remarcó como y de qué manera usarían explosivos.

Por la tarde se dirigieron a realizar la inmersión a la ciudad. Era obligatorio ir por parejas debajo del agua. Todos tenían asignadas unas zonas y unas tareas. Finalizadas tenían un rato para investigar por su cuenta e intentar encontrar nuevos hallazgos. En la superficie boyas y patrullas evitaban que se acercaran otros barcos a molestar o a expoliar la zona.

Pasaron la tarde sumergiéndose y subiendo objetos. Fue una tarde muy productiva y feliz para todo el equipo de investigación. A todos les habían encantado las tareas, todos tenían anécdotas y ya habían pasado el rato de investigar por su cuenta. Ahora tocaba el trabajo de superficie. Les quedaba un rato por delante para analizar y apuntar sobre todo lo que habían hecho. El francés se sentía contento, estaba exultante de alegría. Alya había sido la pareja de buceo del francés. Al subir mientras todos empezaban a sacarse los trajes Alya pidió permiso para pasar un rato más sumergida esta vez con Yuan. Adujo que le hacía ilusión, que ambos solo estarían aquí poco tiempo. Al francés con el buen ánimo que tenía no le costó nada decir que sí.

Alya y Yuan se sumergieron de nuevo buscaban una estatua de Osiris. Estaban ya a punto de salir cuando a Yuan  le pareció ver una cabeza. Hizo señas a Alya. Se acercaron para ver mejor. El corazón se les aceleró a ambos. Si era una cabeza. Parecía de mármol. No tenían claro si era una representación de algún Dios o no. Yuan se acercó para cogerla y no pudo. En ese momento se dio cuenta que la cabeza formaba parte de una estatua. Era parte de algo más grande. Ambos empezaron a apartar la tierra con las manos. La desenterraron por completo. No era muy grande como de medio metro de altura. Era más un busto Cabeza y tronco sin manos. Parecía como si alguien hubiera querido degollar a la estatua. Tenía un corte como si la hubiern golpeado con una espada. No parecía muy normal. Para ser el busto de algún Dios. No tenía brazos. No porque estuvieran rotos si no porque no los tenía. Además era un poco barrigona y justo en el centro de esa barriga una hendidura parecida a la que tienen los buzones de correos para tirar las cartas solo que algo más pequeña. Yuan le hizo señas a Alya para que fuera ella la que cogiera el busto y la subiera al barco. Alya la cogió y tiro de ella pero no pudo levantarla. Lo volvió a intentar pero no podía. Ahora era Yuan quien lo intentaba tampoco podía. Ninguno entendía cómo podía pesar tanto ese busto con forma de huevo.  Yuan se puso en cuclillas para agarrar el busto con las dos manos desde abajo y hacer fuerza. Pero ni se movía. Una de las veces mientras se movía e iba intentando buscar la mejor manera de agarrar el busto; sin querer metió la mano dentro de la hendidura y al tirar fue como si se moviera una palanca. De repente la arena se empezó a remover. Empezaba a desaparecer la arena bajo sus pies. Quedaron alucinados. Se había medio abierto una puerta. Alya le hizo señas para subir. Yuan estaba demasiado emocionado le hacía señas para empujar la puerta y así lo hizo empujo y entro. Una vez abierta la puerta con las linternas se podían ver perfectamente unas escaleras que iban hacia abajo. Yuan entro a pesar de que Alya le decía que subieran. Esta se sintió obligada a seguirle. Por no dejarle solo. A medida descendían se veía como las escaleras en un perfecto ángulo de 90 grados seguían bajando. La sorpresa fue mayúscula al llegar al giro. Daba a una sala que parecía no tener fin. Era gigantesca. Estaba atrapada en el tiempo. Hacía miles de años que nada ni nadie entraba allí salvo el agua. En el centro de la gran sala un círculo con un símbolo. Alya  no necesito ver la cara de sorpresa de Yuan. Él no paraba de hacerle signos inexplicables. Así que dejaron aquello atrás y subieron. Solo salir del agua sin aun subir al barco Yuan empezó a explicarle que el símbolo del centro de la sala era el mismo. Que el colgante que le habían regalado en el mercado. Era el símbolo del ojo de Horus. Franck les llamo desde el barco. ¿Se puede saber porque habéis tardado tanto? Íbamos ya a bajar a por vosotros. Subieron al barco y le contaron al francés todo lo sucedido. Se sentían como niños con zapatos nuevos. Al francés le encanto el descubrimiento pero dijo a la tripulación que esto era algo demasiado grande e importante como para explicarlo aun. Por tanto no se lo podían contar a nadie. Aun así la alegría de la tripulación era grande. Se fueron todos a tierra. Muchos a celebrarlo, otros a descansar. Cada uno a celebrarlo a su manera. Yuan y Alya no podían dormir de la excitación pero le sacaron provecho a que las habitaciones fueran contiguas para poder relajarse juntos. Franck le dio un libro a Yuan que hablaba sobre la historia de Horus.

Las caras por la mañana en el barco antes de sumergirse eran diversas. Algunos parecían tener resaca, a otros se les notaba eufóricos,  a otros que no habían dormido mucho. Pero a ninguno le faltaban energías para volver a sumergirse. Todas las parejas de buceo seguían teniendo sus asignaciones pero todas iban a poder visitar el descubrimiento del día anterior.

Yuan nadando junto a su pareja de buceo dedicaba parte de su atención a recordar la noche anterior con Alya. Una vez habían llegado al hotel ella fue la que abrió la puerta que comunicaba sus habitaciones para enseguida preguntarle por lo del amuleto. Él le conto que el dibujo del amuleto del centro de la sala no era solo el Ojo de Horus tal y como siempre se representaba. El suyo tenía un águila en el lado izquierdo aunque no estaba muy bien hecha porque una de las alas parecía tener una mano en ella. Era idéntico al del centro de la sala sumergida excepto por lo de la mano en la ala del águila. Buscaron algo más de información sobre el ojo de Horus.

Horus era el hijo del Dios Osiris y la Diosa Isis. Osiris fue asesinado por su hermano Seth que cortó el cuerpo de Osiris en pedazos. Lo desmembró en 42 partes y las esparció por todo Egipto. Su esposa Isis, recuperó y restauró el cuerpo de su esposo y concibió póstumamente un hijo con él al que llamarón Horus.

Años después Horus tuvo sangrientos combates contra Seth, para vengar a su padre. En una de estas luchas Horus perdió el ojo izquierdo. Pero “Tot”, sustituyo esta perdida por el Udyat, para que pudiera recuperar la vista. Este ojo era especial y tenía cualidades mágicas.

Por lo visto el Ojo de Horus como colgante tiene propiedades mágicas y simboliza la salud, la prosperidad, es símbolo de  protección y  purificación. Además encarna el orden, lo imperturbado. El Udyat es un símbolo de estabilidad cósmica.

Después de informarse quizás hubieran podido hacerse muchas preguntas. ¿Porque ese águila en su símbolo? ¿Tal vez la anciana le dio el colgante por ser un símbolo mágico? La verdad es que la excitación había crecido y ya no importaban las dudas o las preguntas simplemente ella acerco sus labios a él y la noche se sació con ellos hasta dejarlos suficientemente calmados como para que consiguieran dormir.

El buzo le hizo señas para decirle que tenían que subir y Yuan volvió a ponerse contento.

Tenían planeado si el francés les daba permiso repetir la excursión del día anterior e ir juntos a la sala.

Poco podían imaginar lo que les iba a suceder. Algo que seguro no podrían olvidar y marcaría sus vidas.

 

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

logo
logo
Powered by WordPress | Designed by Elegant Themes