logo
Mar
31

Yuan. Capítulo 7

Yuan. Capítulo 7 Se que hoy se me hizo tarde. Os aseguro que no pude antes.  no me enrollo más aquí tenéis… Capítulo 7 ¿El destino?   Yuan Esa noche no pudo dormir muy bien. Su cabeza no paraba de dar vueltas. Ahora entendía todo lo sucedido. Pero quizás no se había alejado lo suficiente. Además no solo no estaba lejos se había convertido en parte de los hechos. Su cabeza no paraba de dar vueltas a todo el viaje, Alya , Akil, Omar, John Smith. La Torre. ¡La torre! Tenía una pista estupenda sobre las tablillas de la torre que uso Nabucodosor. Algo increíble. Pensando e imaginado sobre la torre empezó a soñar la aventura que supondría seguir esa pista. Había ya salido completamente el sol cuando Yuan se disponía a marcharse. Tenía clara su visita antes de partir al mercado de Alejandría. No solo por turismo. También quería comprar algunos recuerdos y regalos. Al pie de la columna de Pompeyo se iniciaba el mercado. La columna de Pompeyo tiene a cada lado dos bellas esfinges de hechas con granito y de un color rosado. Es fácilmente visible por su altura de 21 metros. Restos de la voluntad para  establecer un puente entre la cultura griega y egipcia. Yuan paseaba arriba y abajo de un mercado lleno de vida. La gente no paraba de ofrecerle cosas. El paseo era una distracción maravillosa. Un hombre se dirigió a él mientras le mostraba algo que tenía en la mano. Yuan se fijó más en el niño que estaba tras él. Vestía un jersey azul de manga larga que no tenía nada que ver con los pantalones oscuros del chándal. Lo que realmente le llamó la atención del niño era su risa. Estaba riendo a carcajadas. Al lado una anciana sentada encima de una especie de jaula de madera que no contenía nada pero servía de asiento perfectamente. Entonces la vieja dijo mirando a los ojos a Yuan le dijo: “Rej-ijet” Yuan no entendía lo que decía y le pregunto al hombre. Este como pudo le intento traducir lo que seguía diciendo la anciana que no paraba de repetir algo que acababa con el nombre de “Rej-ijet”  El hombre trataba de traducirle. La abuela decía que él era un descendiente de “Rej-ijet”  Mientras intentaba traducir cambio esa palabra por “Hekau” Esa palabra le sonaba ligeramente. Le rodaba por la cabeza cuando desde otra parada del mercado un hombre dijó: magia significa magia. Entonces a...
Mar
30

Yuan. Capítulo 6

Yuan. Capítulo 6 Hola estimados lectores y seguidores. Pasado el fin de semana y lleno de energía vuelvo a escribir los capítulos. Reconozco la dificultad de poder hacerlo cada día. Todo sea por vosotros y por mi mismo. Un abrazo bien fuerte para todos. Capítulo 6 Alejandría   Al día siguiente se despedían los 3 Akil se quedaba, Alya se iba a visitar unas amigas de su época de universitaria. A Yuan que no le apetecía ese tipo de visitas decidió ir a visitar la biblioteca de Alejandría. Akil le dejo el coche eran tan solo un par de horas de viaje hasta Alejandría. Habían acordado volverse a ver pasado mañana en casa de Akil. Yuan se preocupaba por dejarles sin vehículo. Akil le mostro su garaje. Tenía 6 coches más igual de extravagantes y de antiguos que el mercedes. Cada uno de ellos tenía algo especial. Yuan no pudo por menos que sorprenderse viendo otro descapotable. En este caso era un coche americano. Akil viendo como lo observaba le dijo: Te gusta mi “almendrón”. Yuan se quedó con cara de no entender lo que decía. Akil soltó una carcajada. Un almendrón es cómo se llama en cuba a los viejos coches americanos de los años cincuenta. El coche a pesar de su antigüedad relucía como nuevo. Estaba muy cuidado. Llamativo como el mercedes o más aún. A demás de ser también descapotable era de un color rosa fuerte plateado. Akil cambió por un momento su cara poniéndose algo más serio y empezó a contarle… Compré este coche porque al ver su color me recordó a una mujer a la que ame profundamente. A ella le encantaban las flores y su favorita era la Adelfilla pelosa, conocida comúnmente como Hierba de san Antonio las recogíamos juntos en verano en las riberas de ríos y lagos. Yuan le preguntó si la flor era típica del lugar. Akil se limitó a responder. No. Es de otro tiempo y lugar. Cambio el tema de forma radical; volviendo a los coches. Así que puedes quedarte tranquilo Yuan. Como puedes ver no me faltan coches. El almendrón se lo llevará Alya y aún me quedan unos cuantos más. Yuan se dirigía hacia Alejandría con una sonrisa. Su viaje hasta el momento era genial y emocionante. Ahora que ya parecía estar lejos del secuestro incluso este le parecía una anécdota divertida. El sol radiante, conduciendo un descapotable por Egipto, había conocido una chica excepcional que más podía pedir....
Mar
30

No estamos solos ( extendido)

No estamos solos ( extendido) Ya sabeís que escribo cada lunes un articulo para diferentes diarios. En especial para el diario la Mañana que es con ellos con quien llevo más de cinco años de forma consecutiva escribiendo cada lunes. A petición de muchos de vosotros mis estimados lectores. Estos últimos artículos están dedicados a la motivación delante de la situación actual. Solo deciros gracias por seguirme y como siempre espero que aquello que comunico os sirva. Os dejo con el articulo de hoy NO ESTAMOS SOLOS Que son momentos difíciles no hay duda. Pero también son momentos para más cosas. Dejarme recordaros en momentos como este ese dicho popular ruso: “Caerse está permitido levantarse es obligatorio”. Hay personas y empresas pasando grandes dramas económicos. Por eso digo no estás solo. Con esto no quiero que penséis aquello de mal de muchos consuelo de tontos. A pesar de todo también estamos descubriendo Solidaridad en personas y empresas que nos llega al alma. Se perfectamente que lo que siente uno en malos momentos es soledad y se encierra en el problema.  Por difícil que parezca ahora es el momento de resistir y de subsistir. De aprovechar el tiempo libre para ayudar a los demás que eso siempre te hará sentirte bien. Y si tienes ánimos piensa en cómo cambiar cosas cuando salgamos de esta situación que sin duda saldremos. Si esto fuera una guerra como las de antes no tendríamos la seguridad de un techo donde dormir, ni comida, ni muchas otras cosas. Sé que parece que vamos a un despeñadero. Pero somos tantos que se encontrarán sin duda soluciones. El propio gobierno las está buscando y acertadas o no está iniciando un plan colectivo de ayudas. Piensa que al salir todos estaremos igual. Por tanto no estamos solos y saldremos. Quiero aprovechar para deciros que he empezado a escribir un libro. Que tenía pendiente de escribir desde hace mucho y lo estoy haciendo cada día en abierto. Se titula Yuan y si entráis en mi blog podréis ir leyendo cada día un nuevo capítulo. Espero con esto ayudar a entretenerse y a evadirse un poco de este confinamiento. Por otro lado os dejo un enlace de Victor Küppers https://www.youtube.com/watch?v=sxOIh1luGrw merece mucho la pena verlo. Lee el artículo ampliado en www.juanjuncosa.com   Haz click en el enlace para ver la publicación en el diario: 30-03-2020 No estamos...
Mar
27

Yuan. Capítulo 5

Yuan. Capítulo 5 Capítulo 5 Sin rumbo certero   No sabían exactamente dónde buscar. Se dirigían al Cairo iban a visitar a Akil. Era una persona que mantenía amistad desde hacía tiempo con Alya. Era una persona algo mayor. A la que le gustaba rebuscar en la historia y romper mitos. Se dedicaba a buscar y a demostrar como otros arqueólogos o historiadores basaban sus estudios en premisas erróneas. Esto le convirtió con el  tiempo en persona non grata entre la gente que se dedicaba a estos menesteres. Había dos razones obvias. Una, porque en algún caso había llegado a desacreditar algunas teorías y por tanto a sus creadores. La otra porque con el tiempo le empezaron a llamar lunático. Empezó a querer desbaratar teorías muy importantes abaladas por grandes arqueólogos e historiadores diciendo que se basaban en suposiciones. Lo malo es que Akil también se basaba en suposiciones para desacreditar las teorías de los demás. Con el tiempo fueron siendo repudiadas sus teorías y ahora que su edad estaba avanzada tampoco tenía muchas ganas de meterse en guerras sobre estudios y sus bases. Alya le conoció por casualidad en un viaje; cuando ella era estudiante de arqueología. Preparaba una tesis y acabo hablando con él. Akil a pesar de ser ahora una persona repudiada en su entorno académico era una persona que gozaba de cierta posición. Había sido un gran descubridor de reliquias, antigüedades y tuvo su momento de esplendor como investigador de la historia de Egipto. No era donde pretendían ir a buscar la Torre pero querían salir del país para dejar atrás lo sucedido. Yuan recordaba como fascinado la primera noche por la sala que le enseño Alya. Cogió un libro titulado las falsedades de la historia. Le resultó extraño un libro así en medio de toda aquella colección de reliquias, antigüedades y pergaminos. Fue entonces cuando Alya le hablo por primera vez a sobre Akil. Yuan: ¿Recuérdame porque vamos a ver a Akil? Alya: Como si no lo supieras. En primer lugar nos pareció a ambos que lo mejor era salir del país para dejar atrás lo que te había sucedido. En segundo lugar porque cuando cogiste el libro de Akil la primera noche que nos conocimos te conté que me parecía muy curioso que de todos los libros hubiera cogido precisamente ese. Al explicarte quien era Akil me hiciste recordar una teoría que me contó en persona sobre la Torre de Babel y las Pirámides. En tercer...
Mar
26

Yuan. Capítulo 4

Yuan. Capítulo 4 Gracias por vuestros ánimos. Me alegra saber que de alguna forma escribir pueda ayudaros a que el confinamiento sea más soportable. Con todo mi cariño y la dificultad de crear un capitulo cada día aquí os dejo la cuarta entrega.   Capítulo 4 El poder de la Fe   Iba a poner el pie en el “Hall” del hotel cuando dio media vuelta y se dirigió hacia el diario. Quería ver a Omar. Quería explicarle lo sucedido y tenía muchas preguntas. ¿Que sabía Omar del inglés? ¿Por qué le había llamado a él? ¿Quiénes eran los hombres que le habían secuestrado? Y la más importante ¿Cómo sabían los secuestradores que él era periodista? Al llegar al diario y pedir por Omar le hicieron pasar a una sala de espera igual que la otra vez. Que sorpresa al entrar y ver allí a Alya. Los dos a la vez hablaron coincidiendo en la misma frase ¿Qué haces aquí? ¿Estás bien? Alya que al verlo entrar se había levantado se acercó a Yuan y le abrazo como si fueran conocidos de toda la vida. En un abrazo que transmitía a la vez la alegría de verle y la preocupación que había sentido por él. Después se despegó de él y le dio un tortazo “pero que te has creído”. No sabes que esta ciudad puede ser peligrosa me hiciste pensar que te había ocurrido algo. Cómo en la nota me decías que te había enviado Omar he venido a verle. Pero no está y me preguntaron si quería esperar que no creían que tardara mucho. Tú sabes, todo lo que me ha pasado por la cabeza. Yuan iba a explicarle lo sucedido cuando una mujer entra en la sala de espera y dice les acompaño al despacho de Omar ya ha llegado. Alya respondió: yo me voy. Lo que tenía que hablar con Omar ya no tiene sentido. Alya se dirigía hacia la puerta para salir cuando Yuan la cogió por el brazo de forma firme pero sin dañarla y le dijo tu vienes conmigo. Ahora sabrás lo que ha sucedido. Entraron los dos al despacho de Omar. Lo primero que hizo este fue saludar a Alya efusivamente. Si hubiera sabido que estabas esperándome hubiera venido antes. Porque no me has llamado. Yuan los interrumpió y dijo ya veo que os conocéis pero yo tengo algo importante que contaros. Les relato lo sucedido, en la última hora. Ambos le miraban mientras...

« Entradas previas

logo
Powered by WordPress | Designed by Elegant Themes

Pin It on Pinterest