logo

Me caí

logo
Me caí

Me caí, me choque, me estampe. También valdría para el mismo caso: me engañaron, me timaron, me traicionaron. Los sentimientos adversos y los problemas que aparecen en estos casos son de grandes dimensiones. Poco importa una vez esto ha sucedido hablar de lo que podía o no haber hecho. Poco importa justo en ese instante si tienes alguna lección para aprender. Lo que realmente se convierte en primordial en estos momentos es caminar en una dirección. Hay una frase muy cierta que dice que el primer paso no te hace llegar a donde quieres pero te saca de donde estas. Viajar hacía un nuevo horizonte seguramente no parecerá atractivo ni apetecible de todas formas siempre será mejor que quedarnos lamentándonos. Un ejemplo bien sencillo de entender. Comparemos una caída emocional o laboral con una caída real. ¿Qué harías tú si te caes y te haces mucho daño? ¿Te quedarías llorando o lamentándote en el sitio? O por el contrario ¿Te dirigirías algún lugar donde pudieran darte primeros auxilios? Tu respuesta es igualmente válida para las caídas emocionales o laborales. Si bien estoy de acuerdo que en el caso de caída real lo habitual y la solución sin duda es ir a un médico. Es más difícil saber a quién acudir cuando la caída es emocional o laboral. Si pones atención en tu mente y tu corazón siempre aparece alguien con quien te apetecería hablar de lo que te ha sucedido. Esa es la persona que necesitas en este momento.

Haz click en el enlace para ver la publicación en el diario: 11-09-2017 Me caí

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

logo
logo
Powered by WordPress | Designed by Elegant Themes