logo

Sin control

logo
Sin control

Nos guste o no, tenemos que reconocer que hay una parte de nuestra vida que no controlamos. Podemos plantar un árbol en el mejor lugar, podemos cuidarlo y regarlo. Al final su crecimiento no depende de nosotros. Así son las relaciones con las personas, con las metas, con la vida. Nuestro deber, es esforzarnos al máximo. Dedicar nuestra sabiduría y conocimiento a nuestro objetivo. Nuestra satisfacción por supuesto llega si concluimos con éxito. Hemos de tener claro de todas maneras sin que esto nos llegue a servir de excusa que el libre albedrío existe en la vida. Nos encontraremos con golpes de la diosa Fortuna que de forma inesperada nos acerca y también con la otra cara de la moneda que nos aleja. Nuestra mayor satisfacción ha de ser decidir y actuar lo mejor que sabemos en ese instante. Asumir riesgos, balancear los pros y los contras. Avanzar en definitiva por el camino de la vida asumiendo que tal vez aciertes o tal vez no. Que no vale la pena una vez llegues al final decir lo sabía, sabía que sucedería así. No puedes nunca saber si ese final será el esperado o no. Siéntete orgulloso de dirigir tus acciones en una dirección y con un claro objetivo. Afortunado si lo consigues y preparado para volver a la batalla si no es así. No es una excusa igual que en el amor no todo depende solo de una persona, tienes que sentirte correspondido. Así son los objetivos en los que intervienen más personas.

Haz click en el enlace para ver la publicación en el diario: 04-09-2017 Sin Control

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

logo
logo
Powered by WordPress | Designed by Elegant Themes